sábado, 18 de noviembre de 2017
Inicio Archivo

No a los cultivos y alimentos transgénicos. Carta a la ministra de medio ambiente.

Amigos de la Tierra ha lanzado una campaña, secundada después por Ecologistas en Acción, para pedir a la Ministra de Medio ambiente que se posicione en contra de las medidas de la Comisión Europea para forzar a Alemania, Austria, Grecia y Luxemburgo, a levantar la prohibición sobre cultivos y alimentos transgénicos. Se trata de enviar una carta a la Ministra antes del viernes 26.

El Grupo Autogestionado de Consumo (GAK) de CAES hemos decidido apoyar e impulsar dicha campaña, pero añadiendo además la petición de que secunde la prohibición en el Estado español.

Adjuntamos la carta que hemos enviado por si anima a otros colectivos a hacerlo.



Excma. Señora doña Cristina Narbona Ministra de Medio Ambiente Plaza de San Juan de la Cruz s/n

28071 Madrid

Fax: (+34) 91 597 67 09

Madrid, a 22 de noviembre de 2004

Objeto: Cláusulas de salvaguardia para los organismos modificados genéticamente

Señora Ministra,

El próximo 29 de noviembre, los Estados Miembros de la Unión Europea se pronunciarán sobre diversas Propuestas de la Comisión Europea para poner fin a las prohibiciones nacionales que algunos países comunitarios mantienen sobre cultivos y alimentos modificados genéticamente. Alemania, Austria, Francia, Grecia y Luxemburgo, han dispuesto dichas prohibiciones para proteger a sus ciudadanos y el medio ambiente de daños potenciales que puedan causar estos productos. Hay un alto nivel de desacuerdo entre científicos sobre la seguridad de los organismos modificados genéticamente (OMG), que desgraciadamente no ha llevado a la UE a mantener la moratoria sobre los OMG.

Los colectivos que impulsamos actividades de agroeocología y consumo responsable consideramos esencial que se respete el derecho de los pueblos y sus gobiernos a prohibir estos cultivos y alimentos en base al principio de precaución.

La Comisión Europea está actuando para que, bajo la presión de la demanda que Estados Unidos, Canadá y Argentina han depositado en la Organización Mundial del Comercio, la Unión Europea rebaje, aún más, tras la retirada de la moratoria y en contra de la opinión de los ciudadanos, su política sobre OMG; para que los intereses comerciales de las empresas de biotecnología tengan más fuerza en la UE que la protección de la salud de las personas y del medio ambiente y las garantías de hacer posible una seguridad alimentaria para las generaciones futuras. Después de haber reanudado, con el levantamiento de la moratoria, las autorizaciones de nuevos eventos transgénicos e inscrito 17 variedades de maíz modificado genéticamente en el Catálogo Europeo de Variedades, la Comisión Europea pretende ahora declarar ilegales las prohibiciones nacionales, impidiendo que los estados miembros puedan ejercer su derecho a aplicar el principio de precaución más allá del criterio mínimo común de la UE (aplicando el principio de subsidiariedad).

Las implicaciones de las Propuestas de la Comisión, como casi siempre, van mucho más allá de la voluntad de algunos estados miembros de la Unión Europea. Si la mayoría de los Estados Miembros deciden que las prohibiciones deben levantarse, significará que los Estados de la Unión Europea anteponen la OMC y sus propios intereses comerciales como bloque económico mundial, a la salud, seguridad y protección de sus propios ciudadanos, actuando en contra de la opinión mayoritaria de la población europea. incluso actuarían declarando ilegal la legislación nacional de aquellos estados miembros que han considerado primordial salvaguardar a sus ciudadanos. Esta forma de tomar decisiones tiene un déficit democrático, más grave aún con una opinión pública en contra.

A su vez dejaría indefensos a los ciudadanos de países terceros, en particular de los países empobrecidos, cuyos gobiernos tienen nula capacidad de presión frente a los grandes bloques de intereses económicos, para adoptar medidas de protección del medio ambiente y de la salud de sus poblaciones que frenen la introducción de los OMG en su territorio por imposibilidad para enfrentarse, de hecho, a una disputa en la OMC, si el "gigante europeo" no tiene más remedio que plegarse. esta situación redunda en el creciente deterioro de la seguridad alimentaria de los pueblos, ya que, con los transgénicos, las grandes multinacionales del sector refuerzan su control sobre los productores agrarios, aliándose con la gran transformación y la gran distribución, siendo los únicos que obtienen un beneficio de esta verticalización y concentración de la alimentación a escala planetaria de la que los OMG son una vuelta de tuerca más. Con estas presiones se convierte en papel mojado el Protocolo de Bioseguridad de Naciones Unidas que regula el comercio de los OMG y que reconoce el derecho a los países de ampararse en el Principio de Precaución para imponer restricciones al cultivo o comercio de OMG.

Los colectivos que impulsamos la agroecología y el consumo responsable, frente al hambre que afecta sobre todo, a los países empobrecidos y a la comida basura que se extiende de norte a sur, con consecuencias cada vez más importantes sobre la salud de la población; en otras palabras, quienes nos oponemos a la inseguridad alimentaria promovida por la agricultura y ganadería intensivas y el mercado mundial, estamos preocupados por el libertinaje con que las multinacionales biotecnológicas consiguen sus propósitos de obtener autorización de los gobiernos para propagar los alimentos transgénicos, en contra de la opinión de científicos independientes y de la propia población.

El gobierno anterior se caracterizó por impulsar, en contra de la mayoría de la población, incluido su propio electorado, al menos, una guerra contra Iraq y el cultivo y consumo de alimentos modificados genéticamente. esperamos que este gobierno no continúe "absteniéndose" en lo relativo al principio de precaución y a la seguridad alimentaria de su población, como hizo en la votación del consejo de ministros de medio ambiente europeos que, en la primavera pasada, levantó la moratoria de liberación de organismos modificados genéticamente.

Por eso le proponemos, en calidad de Ministra de Medio Ambiente, desde el Grupo Autogestionado de Consumo (GAK) de CAES le instamos a:

1.- Votar en contra de estas Propuestas de la Comisión en la reunión del próximo 29 de noviembre y a garantizar que la Comisión Europea defienda el interés de los ciudadanos europeos y el derecho de los países a mantener políticas basadas en el principio de precaución ahora y en el futuro.

2.- Secundar a los países arriba mencionados, en la aplicación del principio de precaución y del derecho a la seguridad y soberanía alimentarias, prohibir los cultivos y alimentos modificados genéticamente, como así queremos la mayoría de l@s ciudadan@s.

Estaremos atentos a su respuesta,

GAK de CAES


NOTA: El GAK de CAES pertenece a la Coordinadora de Grupos de Consumo Agroecológico de Madrid y al Área de Agroecología y Consumo Responsable del Movimiento contra la Globalización, la Europa del Capital y la Guerra

 

Buscar

Últimos vídeos

Convocatorias

No current events.

Estadísticas

Miembros : 3
Contenido : 1318
Enlaces : 7
Ver contenido por hits : 567890


Lo último

Lo más visto

Galería de imágenes