lunes, 20 de agosto de 2018
Inicio Área de Pensamiento Área de Pensamiento ELECCIONES, MENTIRAS Y ALIANZAS

ELECCIONES, MENTIRAS Y ALIANZAS

E-mail Imprimir PDF

ELECCIONES, MENTIRAS Y ALIANZAS

La degradación de la democracia se hace patente cuando la mentira política se acepta como algo negativo pero inevitable. A partir de aquí es natural que los políticos mientan porque, si no quieren ser unos lunáticos, no tienen más remedio.

 

 

En sus programas electorales, los grandes partidos afirman la paz, la igualdad, los derechos humanos, el imperio de la ley y la soberanía nacional. Sin embargo, desde el gobierno, hacen lo contrario atándonos a la OTAN y comprometiéndonos en guerras imperialistas que nos acarrean represalias mortíferas; escatiman recursos públicos en protección del trabajo, la alimentación, la salud y el medio ambiente para transferirlos a especuladores y banqueros; y nos meten en la Europa del Capital –el euro- lo que exige  pagar los intereses por la deuda pública al capital financiero internacional antes que satisfacer los derechos económicos, sociales y culturales protegidos por la Constitución.

Un movimiento popular con dimensión electoral gobierna en base a la alianza con sus votantes respetando al programa que les ofreció. Un movimiento electoral con dimensión popular considera principal la alianza con los grupos que garantizan la gobernabilidad  (mantenerse en el poder) y la gobernanza (adaptación de la gobernabilidad a la economía de mercado). En el primer caso, la voz de la participación popular se expresa en las instituciones. En el segundo, es la voz de las instituciones la que se expresa en el movimiento popular.

Un gobierno democrático y popular necesita fuerza propia procedente de la alianza con los perjudicados por la competitividad, el mercado global y la corrupción política. Esta alianza se va ampliando con políticas de igualdad, empleo digno, garantía de los derechos sociales, cauces para la participación y la convergencia de las movilizaciones, castigo a especuladores y corruptos e interdicción de las arbitrariedades de los poderes públicos.

La derecha tradicional y la izquierda capitalista, califican de dogmático y peligroso cualquier proyecto político que, además de prometer, realice cambios económicos y democráticos a favor de las mayorías sociales. Para la gobernabilidad basta con ser la buena conciencia o el catalizador de todos los grillos progresistas que, desde la izquierda capitalista y la derecha compasiva, cantan a la luna.

Agustín Morán, CAES, abril 2015

 

 

Buscar

Últimos vídeos

Convocatorias

No current events.

Estadísticas

Miembros : 3
Contenido : 1319
Enlaces : 7
Ver contenido por hits : 624847


Lo último

Lo más visto

Galería de imágenes