lunes, 25 de septiembre de 2017
Inicio Asesoría Jurídica Exige tus derechos El Derecho a la Huelga. Segunda Entrega.

El Derecho a la Huelga. Segunda Entrega.

E-mail Imprimir PDF

El Comité de Huelga.

Es el órgano legal representativo de los trabajadores en huelga, mientras dura la situación de conflicto. Desde el comienzo de la misma hasta su finalización. El artículo 5 del RDLRT (1) regula que “corresponde al Comité de Huelga participar en cuantas acciones sindicales, administrativas o judiciales se realicen para la solución del conflicto”.

La composición del mismo no excederá de 12 miembros (art. 5 del RDLRT). Podrán formar parte del mismo los miembros del Comité de Empresa y los propios trabajadores aunque no sean representantes legales, cuando por interés sindical así conviniese. El Comité de Huelga es un órgano que forman los convocantes de la huelga para que desarrolle sus funciones, exclusivamente, durante el periodo de huelga, dejando de existir una vez ésta finalice.

La Huelga y los servicios esenciales.

La celebración de una huelga tiene unos límites externos que configuran la zona de rozamiento con otros derechos de los ciudadanos, también protegidos por la CE (2). En estos casos nos encontramos con los servicios esenciales de la comunidad. Artículos 28, 2. y 37, 2 de la CE.

Deber ser actividades que afecten a necesidades muy importantes de las personas y su interrupción absoluta impida gravemente la satisfacción de esas necesidades. La obligación de mantener esos servicios esenciales constituye un límite y una restricción al derecho de huelga, pues de alguna manera obstaculiza su ejercicio.

El Comité de Libertad Sindical de la OIT (3), entiende por “servicio esencial” se refiere al conflicto que pudiera tener con derechos fundamentales como a la vida, a la seguridad y a la salud de las personas, por lo que tal concepto sólo se vería restringido a aquellos que garanticen el ejercicio de esos derechos y libertades fundamentales.

Los tribunales laborales del estado español, han ido perfilando un concepto de servicio esencial más amplio, ya que engloba el conjunto de derechos, libertades y bienes constitucionalmente protegidos, así se concede carácter de esencial al transporte, la sanidad, la radio televisión, la enseñanza, la administración de justicia, etc… alcanzando a la mayoría de los servicios públicos, equiparándose el servicio publico al servicio esencial.

Los Servicios Mínimos.

Los conocidos como “servicios mínimos” son la manera de garantizar esos servicios esenciales. La fijación de los servicios mínimos se atribuye a la autoridad gubernativa, salvo que exista acuerdo sobre los mismos entre las partes en conflicto, lo que es poco usual.

Se concede la condición de autoridad gubernativa a los Órganos de Gobierno de la Comunidad Autónoma, a la Administración General del Estado, a los Alcaldes cuando la huelga afecta al personal municipal, etc…

Para la fijación de los servicios mínimos, en el acto administrativo que se dictará a tal efecto, se ha de dar audiencia previa a los representantes de los trabajadores, deben tener una motivación suficiente, se ha de ajustar la limitación del derecho de huelga y los derechos de los usuarios de los servicios de una manera proporcional y se ha de notificar expresamente.

Se lesiona el derecho de huelga cuando no se motiva suficientemente el decreto de servicios mínimos no considerando las circunstancias concretas de la huelga o cuando la resolución que impone los servicios mínimos es manifiestamente desproporcionada entre los derechos que se dicen proteger y los derechos de huelga que se limitan.

El decreto de servicios mínimos se puede recurrir ante la jurisdicción contenciosa administrativa, siempre que se entienda que tal resolución no está motivada o no es proporcionada con los derechos a proteger de los trabajadores huelguistas y de los usuarios del servicio público o no se ajusta a derecho.

La empresa es la responsable de señalar los trabajadores concretos que cubrirán los servicios mínimos que consten en el decreto gubernativo, pero aunque esto está avalado por la doctrina constitucional, en aquellos centros de trabajo que se tenga fuerza sindical, se ha de forzar el nombrar los trabajadores concretos que cubrirán los servicios mínimos tras la negociación entre Comité de los trabajadores y la dirección patronal, acordando, por ejemplo, que puedan ser rotatorios, etc…

Efectos de la situación de Huelga en el contrato de trabajo.

El estar de huelga supone que el contrato de trabajo queda suspendido, de acuerdo con lo establecido en el art. 45 del ET (4). Decae, por lo tanto, el derecho a percibir los salarios de esos días dado que no se está trabajando. Igualmente, en los días de huelga cesa la obligación de estar de alta y cotizar a Seguridad Social, tanto por lo que respecta a los trabajadores como a la propia empresa. Esos días ni se trabaja ni se perciben remuneraciones de ningún tipo ni se está de alta.

En el acuerdo o pacto que ponga fin a la situación de huelga, no existe ningún impedimento legal para que se pueda pactar la percepción de parte de los salarios o de todos ellos, dependiendo de los acuerdos a los que lleguen las partes, al poner fin a la situación de conflicto laboral.

Así mismo, la huelga no originará ninguna sanción por parte de la patronal a los trabajadores huelguistas. Existe una prohibición expresa en los artículos 6,1. del RDLRT y en el 12 de la LOLS (5). Si se produjera estaríamos ante una vulneración del derecho constitucional de huelga y se estaría vulnerando, igualmente, el derecho fundamental a la igualdad, por el trato discriminatorio del empresario hacia el trabajador.

 

Buscar

Últimos vídeos

Convocatorias

No current events.

Estadísticas

Miembros : 3
Contenido : 1316
Enlaces : 7
Ver contenido por hits : 557639


Lo último

Lo más visto

Galería de imágenes