jueves, 23 de noviembre de 2017
Inicio Movimiento Obrero Crisis ¿Qué crisis? De banquero a ministro y de ministro a banquero

De banquero a ministro y de ministro a banquero

E-mail Imprimir PDF

El 20-N-2011, el poder financiero ha sustituido un gobierno del PSOE, desgastado por sus corruptelas y sus políticas antisociales, por otro del PP que asegura saber cómo recuperar el crecimiento económico y la creación de empleo.

Lo sorprendente es que el PP, representante directo de las grandes corporaciones culpables y beneficiarias de la crisis, promotor del abaratamiento del despido (1997) y ataques a la protección al desempleo (2002), implicado en multitud de procedimientos criminales por saquear los recursos públicos y testaferro del franquismo, ha sido elegido por casi 11 millones de votos -el 44,6% de l@s votantes- la mayoría de ell@s trabajador@s.

Sus primeras leyes son:

a) el desarrollo legislativo de la modificación del art. 135 de la Constitución limitando la capacidad del gasto público (apoyada por PSOE y PP el mes anterior a las elecciones y posiblemente ilegal al privar al estado democrático y social de derecho de un elemento fundamental de su soberanía);

b) un paquete de recortes (el inicio del inicio) que se ampliará nada más pasar las elecciones andaluzas de marzo;

y c) una nueva reforma laboral que, aun reconociendo que no servirá para crear empleo, al mejorar la explotación del trabajo, puede estimular la inversión de las empresas, el crédito de los bancos y el crecimiento económico.

Estas políticas, presentadas como “dolorosas pero necesarias” se justifican para que “España ocupe el lugar que le corresponde en el euro”. En ésto están completamente de acuerdo PP, PSOE, CCOO y UGT.

El resultado es que los bancos siguen sin prestar dinero a empresarios y particulares y ganando dinero con los “rescates” del Estado, la especulación y la apropiación -presuntamente delictiva- de cientos de miles de viviendas de trabajador@s desahuciad@s, sin que éstos se vean liberad@s de su deuda hipotecaria.

A finales del siglo XVIII en Francia, a los especuladores que se lucraban con las necesidades populares, se les cortaba la cabeza. En España se les coloca directamente en el gobierno. Luis de Guindos, directivo de Lehman Brother’s cuando se desplomó por sus trampas en 2008, ha ocupado la cartera de Economía en el gobierno del PP.

La izquierda, que debería organizar el conflicto social, condiciona cualquier defensa de los de abajo a que beneficie también a los de arriba y a que le reporte un puñado de votos. Por eso el capitalismo, sin oposición real, actúa cada vez con más ferocidad.

¿Qué podemos hacer, además -o en lugar- de las cosas que ya hacemos?

 

Buscar

Últimos vídeos

Convocatorias

No current events.

Estadísticas

Miembros : 3
Contenido : 1318
Enlaces : 7
Ver contenido por hits : 568449


Lo último

Lo más visto

Galería de imágenes