En defensa de la sanidad pública y los derechos laborales. SOS Ramón y Cajal nº 28

Imprimir
LA CONTRATA DE LIMPIEZAS KLUH LINAER VUELVE A LAS ANDADAS.

El miércoles 18 de abril, la contrata Kluh Klinaer, vuelve a cometer una ilegalidad de la normativa convencional y de las resoluciones judiciales, dando una orden laboral que no se ajusta a la normativa, de pretender un cambio de puesto de trabajo a una compañera que lleva treinta años en ese puesto.

La representación de l@s trabajador@s de limpieza del Hospital Ramón y Cajal, hace un llamamiento expreso a la contrata a cumplir la legalidad, pues en este aspecto no hay soluciones intermedias. Los derechos laborales de la plantilla deben ser respetados de manera escrupulosa y no se pueden imponer de manera unilateral modificaciones de las condiciones de trabajo sin ajustarse a los requisitos establecidos para tal medida.

La situación fue puesta en conocimiento de la Dirección del Hospital, el día 18 de abril. Ignoramos las gestiones que haya realizado la Dirección del Hospital ante la contrata a los efectos requeridos. Lo que sí sabemos es la decisión adoptada por el Hospital de destinar 4 vigilantes de seguridad a la puerta de la UVI Médica en la planta donde presta servicio la trabajadora afectada, según parece para evitar que pasen la representación sindical de los trabajadores o la propia trabajadora.

Quien está cometiendo ilegalidades es la contrata, no los trabajadores. Quien está incumpliendo lo pactado en el Convenio y lo dispuesto por las sentencias de los tribunales es la contrata, no los trabajadores. Quien está vulnerando los derechos laborales es la contrata, no los trabajadores. Quien está provocando conflictos en el centro hospitalario es la contrata, no los trabajadores. Quien no está teniendo en cuenta los derechos de los enfermos, sus familiares y el buen funcionamiento de la sanidad pública, es la contrata, no los trabajadores.

La Dirección del Hospital, como entidad receptora del servicio de limpieza, ha de velar por el cumplimiento de lo contratado con la concesionaria de limpieza así como de las normas legales y las obligaciones que tiene la misma. Es claro que el incumplimiento de esos compromisos y esas normas tiene incidencia negativa en la propia prestación del servicio de limpieza. Es por ello, que demandamos de esa Dirección que ponga fin las prácticas ilegales, abusivas y reiteradas de la contrata Kluh Linaer.

La presencia de vigilantes de seguridad extras en la planta de la UVI Médica donde trabaja la compañera afectada, es una medida que viene a reforzar la actitud de la contrata. Ésta decisión de la dirección del Hospital, al igual que sucedió en el año 2002 sólo contribuirá a agravar el conflicto. La vulneración de derechos laborales y sindicales por parte de la contrata, no se soluciona colocando vigilantes de seguridad extras para coaccionar a l@s trabajador@s y restringir el derecho fundamental de sus representantes sindicales.

La solución es sencilla. La contrata la conoce. La Dirección del centro hospitalario y la Consejería de Sanidad del PP de la CAM también. L@s trabajador@s de la plantilla la estamos haciendo pública. Los enfermos, los familiares, los trabajadores del hospital, los ciudadanos en general, la esperan.

No queremos finalizar, sin volver a reiterar nuestro nítido posicionamiento frente a los abusos de las contratas privadas y las políticas privatizadoras que se desarrollan en la sanidad pública. Igualmente, de la misma manera, seguiremos defendiendo nuestro derecho como trabajador@s y usuari@s de la Sanidad Pública que, por serlo, es de todos y nos afecta a todos.

25 de abril de 2007.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Sección Sindical de CGT Limpieza
www.nodo50.org/limpiezasramonycajal
Hospital Ramón y Cajal

Telf. De contacto 660467402