jueves, 23 de noviembre de 2017
Inicio Movimientos Sociales Agroecología y Consumo Responsable Coordinadora de grupos de consumo agroecológico de Madrid Los daños colaterales de la alterglobalización en la agroecología y el consumo responsable

Los daños colaterales de la alterglobalización en la agroecología y el consumo responsable

E-mail Imprimir PDF
En Madrid estamos viviendo una dinámica de exclusión de los colectivos que, con una experiencia de muchos años en la construcción de los movimientos sociales desde abajo, no aceptamos la unidad en torno a contenidos dictados por el bloque socialdemócrata que está colonizando los movimientos sociales.

El GAK del CAES no estamos, por principio, en contra de la relación con las instituciones y la “unidad de la izquierda”, a condición de no perdernos a nosotros mismos y acabar trabajando para las instituciones y para la izquierda que es el PSOE, ahora en el Gobierno. Por mantener estas posiciones, hemos sido expulsados de la Coordinadora de Grupos de Consumo Agroecológico de Madrid en una maniobra sin precedentes.


1.- LA COORDINADORA DE GRUPOS DE CONSUMO AGROECOLÓGICO DE MADRID: IDENTIDAD, PROBLEMAS Y ALTERNATIVAS (GAK del CAES –marzo/05)

En el GAK de CAES estamos preocupados por la incomunicación y falta de diálogo que se producen últimamente en las reuniones de la Coordinadora. Estos problemas surgen por las diferencias en la percepción de la identidad y las tareas de esta Coordinadora que deberían ser objeto de un tratamiento más sosegado y transparente, haciendo un esfuerzo para el diálogo y la búsqueda de acuerdos. Por el contrario, quienes nos encontramos en minoría estamos recibiendo descalificaciones, ataques e incluso amagos de exclusión.

En esta escalada de incomunicación, nos preocupan las actitudes que rechazan el diálogo como las del representante de una de las redes participantes que dice que la gente de su red rompe y tira, sin leerlos, los textos que llegan de alguno de los otros colectivos de la Coordinadora. Nos tememos que estas actitudes intolerantes, impropias de quienes declaramos querer cambiar la sociedad, pueden ocultar posiciones personales y una falta de información y participación de los representados. Nosotros estamos trasladando todos los textos y aportaciones de los otros grupos a la totalidad de los miembros del GAK y tras debatirlos elaboramos nuestras opiniones en asamblea. Pedimos que los demás grupos hagan lo mismo. La ausencia de un debate transparente y participativo es un verdadero obstáculo para la resolución dialogada de los conflictos y la moderación de las posiciones más intolerantes. Además del daño que nos está produciendo, está incomunicación insume muchas energías que tendríamos que canalizar en la comunicación de nuestro proyecto de agroecología y consumo responsable a sectores crecientes de la sociedad.

En la reunión de 25 de febrero proponíamos como fórmula y punto de partida para la resolución de los conflictos: EL RESPETO A LAS DIFERENTES SENSIBILIDADES. Hoy, en un nuevo intento de fomentar el diálogo, ampliamos nuestra aportación con un texto que pretende recoger documentalmente la memoria de lo que en la Coordinadora hemos hecho para el fomento de la agroecología y consumo responsable. Es importante partir de lo que ya hemos hecho y acordado [1], no para ser inmovilistas, sino para ser conscientes de nuestra trayectoria y abordar, desde ahí, un debate sobre lo que queremos ser. Debate que parece imprescindible en la situación actual y que debe abordarse con transparencia, respeto a la pluralidad y diálogo.

Proponemos que esta aportación se reparta a todos los miembros de los grupos y se debata. Proponemos celebrar una asamblea abierta para que, sin prisa, tras leer los textos que se elaboren y debatirlos en los grupos, se facilite la mayor participación de todas las personas de los grupos que lo deseen y no sólo de los representantes.

Por último, en el GAK de CAES consideramos la actividad de sensibilización política y social en agroecología y consumo responsable como un elemento esencial de nuestra actividad. Invitamos a los grupos de la Coordinadora a compartir las actividades que estamos realizando junto con una red de colectivos que trabajan en el Area de Educación-Exclusión-Menores, contra la comida basura y por una educación para la salud en la escuela. Compañer@s de otros territorios también intentan realizar esta sensibilización, citando referencias de materiales elaborados desde el Area de Agroecología [2].

[1] El texto “La identidad de la Coordinadora de Grupos de Consumo Agroecológico de Madrid” contiene referencias de textos elaborados por la Coordinadora y reseñas de las intervenciones de la Coordinadora en los MMSS, así como aportaciones de los distintos grupos sobre la identidad de la Coordinadora desde su constitución a principios de 2002. Ver http://www.nodo50.org/caes/agroecologia_consumo_responsable/ficheros/identidad_coordinadora_grupos_consumo.pdf

[2] Convocatoria de grupo de Almocafre de la conferencia “Cómo defender la soberanía y seguridad alimentarias”, jueves 10 de marzo de 2005, en las actividades realizadas por diversos colectivos cordobeses con motivo del Día del Consumidor. “El conocimiento, la actitud y la responsabilidad ante la propia alimentación es un acto político, de soberanía alimentaria. Educar-nos para alimentar-nos con dignidad y de forma saludable, teniendo en cuenta las consecuencias de nuestra elección, es una tarea necesaria, hoy más que nunca. Las personas involucradas en asociaciones/redes/cooperativas de consumo agroecológico, consideramos que ésta es una aportación real y concreta que podemos compartir con otras personas preocupadas que se esfuerzan, desde otras dimensiones de lo social (inmigración, salud, educación, feminismo, sindicalismo, entre otras), por construir un mundo más humano y sostenible hacia el futuro” (...) nos puede abrir los ojos para comprender la labor que está desarrollando Almocafre, más allá del puro acto de compra.


2.- LA BATALLA DE LA COORDINADORA DE GRUPOS DE CONSUMO AGROECOLÓGICO DE MADRID (GAK del CAES – 9/5/05)

Asistimos con preocupación a un intento de borrar el pasado y con él, la memoria colectiva de actividades y elaboraciones que esta Coordinadora ha realizado, constituyendo con ellas un referente para otros grupos en el Estado. Nuestras realizaciones en el ámbito de la Agroecología y el Consumo responsable, constituyen un patrimonio colectivo en el terreno de la producción y el consumo de alimentos al margen del mercado global. La inexplicable cerrazón a reconocer este patrimonio, viene asociada a las propuestas divergentes respecto a la trayectoria anterior que impulsan algunos grupos.

Tenemos dos ejemplos recientes. El primero ha tenido que ver con la forma de abordar los problemas de calidad con los productores. Hasta ahora, la forma de resolver los problemas ha sido el diálogo entre los consumidores y de estos con el productor. En el caso de “Ecomediterránea”, ante problemas de calidad en algunas partidas de naranjas, se ha impuesto el acuerdo con otros proveedores, poniendo por delante nuestros intereses como compradores que, ante un problema, con el dinero en la mano, encuentran una rápida solución en el mercado (en este caso agroecológico). La búsqueda de una solución dialogada con el productor, con la participación de los integrantes de los grupos que sufren la eventual mala calidad de un producto, es más lenta, pero contiene la pedagogía de una nueva forma de resolver los conflictos. En este caso, se ha impuesto el interés de un grupo de la Coordinadora que, al ser una tienda, mantiene con los consumidores una relación de clientes.

Otro caso, es la sorprendente facilidad con la que se propone suscribir, sin que medie argumentación ni debate en la Coordinadora, el acuerdo sobre transgénicos impulsado por las ONGs ecologistas, en torno al nuevo gobierno del PSOE, cuyo contenido supone una ruptura con la declaración suscrita sólo un año antes. En estos debates, normales y previsibles, el problema es la agresividad y la ausencia de razonamiento y voluntad de diálogo en quienes defienden iniciativas que rompen con los hechos de nuestro pasado y con los textos que los reflejan.

En esta escalada de incomunicación son preocupantes, no sólo las actitudes más intolerantes, caso de los representantes de Ecosol y la RAC, sino, sobre todo, el apoyo que reciben de algunos representantes de otros grupos y el consentimiento de otros. Hemos apostado por responder, únicamente con razones y argumentos elaborados desde la asamblea del GAK, a las agresiones de las que somos objeto. ¿Qué persiguen estas muestras de intolerancia hacia nosotros? Quizá se trata de eliminar voces, como la nuestra, que no comparten el golpe de timón a favor de la “unidad de la izquierda”, que se está apoderando de los movimientos sociales.

A pesar de todo, seguimos apostando por la resolución de los conflictos a través del diálogo, el respeto y la participación de los integrantes de los grupos. No tenemos la intención de marcharnos de la Coordinadora, ni de responder a las provocaciones. Sin embargo, no vamos a empeñarnos, si ningún otro grupo lo desea, en el debate sobre la trayectoria, identidad y dimensión social y política de nuestra actividad como Coordinadora.

En la última reunión del 22 de abril, el representante de la RAC afirmó “que los grupos querían dedicar la Coordinadora y sus reuniones sólo a la coordinación de productos”. Añadió que se nos había dicho varias veces. Ningún grupo, a excepción de nosotros, manifestó su discrepancia con esa afirmación. Proponemos que, si esta afirmación representa, como parece deducirse de nuestra sola oposición, la voluntad de todos los grupos, sólo hace falta que lo manifiesten expresamente y nosotros lo aceptaremos, aunque no lo compartamos. Dejaremos de proponer ningún debate que no sea estrictamente la coordinación de productos, velando por el respeto a esa decisión.

Pero si no es así, pedimos que se corrija a quien hace tales afirmaciones y, consecuentemente, convengamos en una fórmula para promover un debate abierto, transparente y participativo, sin descalificaciones y con respeto a las distintas sensibilidades. Un debate que mire hacia adelante, teniendo en cuenta que, siendo legítimo tomar la decisión que, en cada momento, tome la Coordinadora, respetando siempre la autonomía de los grupos, no es menos legítimo poner sobre la mesa las eventuales contradicciones que puedan aparecer entre lo que hacemos y decimos hoy y lo que hacíamos y decíamos ayer.

El clima interno en las reuniones mensuales y el tono de los textos de los representantes de algunos grupos de la Coordinadora de Grupos de Consumo Agroecológico de Madrid, es cada vez más intolerable. Desde el GAK del CAES hicimos una propuesta tras la reunión de 25 de febrero de 2005, acerca de las formas de abordar el conflicto que origina estas tensiones. Sin embargo, la incomunicación y las descalificaciones siguen siendo la tónica en las reuniones de la Coordinadora. La causa, a nuestro juicio, se encuentra en la negativa a abordar abiertamente el cambio de rumbo que desean realizar, algunos grupos, respecto a la identidad y la trayectoria de esta Coordinadora. Tales deseos, completamente legítimos, deberían ser objeto de un tratamiento sosegado, transparente y participativo, en el que los argumentos y el diálogo, moderen el comportamiento de algunos representantes.


3.- NADA MÁS HACERSE PÚBLICO EL DEBATE INTERNO, VARIOS GRUPOS ROMPEN LA COORDINADORA DE GRUPOS DE CONSUMO AGROECOLÓGICO DE MADRID (GAK del CAES, 24/5/05)

Los hechos

El bloqueo del debate sobre los problemas internos de la Coordinadora proviene de mayo de 2004 y se radicaliza a partir de noviembre, tras nuestra primera propuesta formal de solución dialogada de las diferencias. Nuestra propuesta no fue objeto de consideración, por lo que los conflictos internos siguieron agudizándose.

En abril de 2005, acordamos mantener una reunión extraordinaria -el 13 de mayo- para abordar las diferencias. Cuatro días antes de dicha reunión, el GAK del CAES como aportación al debate, enviamos a los grupos e hicimos público, un texto en el que resumíamos, en un folio por una cara, los problemas que a nuestro juicio, estaban en la base del conflicto. También proponíamos una salida concreta al mismo. Igualmente enviamos un texto para la discusión y eventualmente para participar, como Coordinadora, en el debate sobre la “Estrategia de fomento de la Producción y Alimentación ecológica” del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), promovido por diversos colectivos y organizaciones que trabajan en el ámbito de la agricultura y la alimentación ecológicas.

Pero no pudimos empezar el debate en dicha reunión extraordinaria porque, en el momento de comenzar, tomó la palabra el representante de Redes y en nombre propio y de otros 4 grupos (Asalto del Mata, El Cantueso, RAC y Ecosol), comunicó lo siguiente: 1) “nos hemos reunido previamente 5 grupos para estudiar la posibilidad de nuestra salida de la Coordinadora”; 2) “a la vista de lo que ha pasado esta semana, no hay posibilidad de reconstruir la Coordinadora a partir de las relaciones tan podridas que existen”; 3) “planteamos una escisión de la Coordinadora”; 4) “proponemos que cada grupo decida lo que quiera hacer”.

A continuación se expresaron los representantes del resto de los grupos asistentes (El GAK de Hortaleza y los transportistas estaban ausentes). Escalera Karakola: “Nos interesa que funcione la Coordinadora. Tendremos que reunirnos para discutir esta situación”. La Dragona: “es la primera vez que vengo. No he leído nada, aunque algo me han contado”. Subiendo al Sur: “El animo de la reunión extraordinaria era para reflexionar. Traíamos propuesta de diálogo. Ha habido grupos que han aprovechado para hacer contactos previos. Ya había oído que la Coordinadora se escindía. Pero no puedo calificar la situación en este momento”. GAK del CAES: “No vemos este espacio sólo para comer sano, sino también para resolver los problemas de forma dialogada; hemos traído un texto breve para discutir y una propuesta concreta para superar el conflicto. Pero varios grupos vienen con una escisión como hecho consumado”. A día de hoy, Escalera Karakola y La Dragona han comunicado por escrito que se suman a la escisión y el GAK de Hortaleza que se va de la Coordinadora, pero no dice dónde ni con quién. Subiendo al Sur aún no ha comunicado nada.

Nuestra valoración

Se presenta como “escisión” de la Coordinadora lo que es, en realidad, la expulsión del GAK del CAES y de quienes se atrevan a compartir sus puntos de vista. Al hacer inviable la Coordinadora como estructura unitaria de los grupos de consumo agroecológico de Madrid, también se hace inviable la pluralidad de dicha estructura, expulsando a quien se atreva a disentir del golpe de timón que, tras la victoria del PSOE, intentan los defensores de “la unidad de la izquierda”. De paso se intentan crear las condiciones para hacer inviables materialmente a los colectivos más pequeños que, una vez expulsados (tras la apariencia de la autoexclusión de los expulsadores), si quieren continuar, tienen que aplicar un coste, sólo en transporte, de 25-30 céntimos por kilo de naranjas o de acelgas. Tras el buen rollito y el apoliticismo, late la intolerancia hacia quienes no comulgan con la política orquestada desde la oficina de Madrid de Ecologistas en Acción, verdadera agencia del PSOE en los movimientos sociales.

Como hemos dicho reiteradamente, nuestro problema no es trabajar con colectivos que defiendan las posiciones que les parezcan convenientes, sino: 1) el ocultamiento de dichas posiciones, presentándolas como “naturales” e “inocentes”, intentando imponerlas sin debate; 2) nuestra denuncia de que los representantes de algunos grupos, de común acuerdo, nos han machacado durante meses entre las 4 paredes de las reuniones, ocultando a sus representados nuestras razones y secuestrando los textos que, a lo largo del tiempo, hemos ido elaborando. Por eso, en el momento en que, agobiados por las calumnias y las manipulaciones, empezamos a hacer público el debate, se reúnen aparte y acuerdan romper la Coordinadora.

Nuestra propuesta

LAMENTAMOS que se hayan tomado decisiones definitivas en los grupos, sin dar la oportunidad de participar en ella a todos y cada uno de sus integrantes en condiciones de transparencia, es decir, disponiendo de los textos en los que el GAK del CAES ha expuesto sus ideas y no disponiendo sólo de lo que sus representantes dicen que dice el GAK del CAES. Para facilitar la toma de decisiones democráticamente, a partir de ahora, continuaremos la publicación de los documentos que contengan informaciones relevantes de carácter político-ideológico acerca de las diferencias existentes en la Coordinadora de Grupos de Consumo Agroecológico de Madrid. Intentaremos dar cuenta de los hechos de este proceso, no con nuestro relato particular, sino con los textos de ambas partes. Acompañamos con esta nota nuestras propuestas de debate para resolución de las diferencias, así como los textos correspondientes de otros grupos.

HACEMOS UN LLAMAMIENTO a los integrantes de los grupos que han propuesto la escisión, para que reflexionen sobre las consecuencias negativas de la misma: a) se debilita la ya de por sí débil -en comparación con otros territorios y nacionalidades del Estado Español- organización del consumo agroecológico responsable en Madrid; b) se originan tanto pérdidas de sinergias entre los grupos, como daños emergentes para productores, transportistas y consumidores que, a nuestro juicio, carecen de justificación real; c) se lanza el mensaje demoledor de que quienes afirmamos el deseo de cambiar el mundo, somos incapaces de resolver nuestras diferencias sin agresiones ni rupturas; d) se implanta un método sectario, propio de los aparatos de la izquierda institucional, de aplastar la disidencia y eliminar el debate.


4.- CAUSAS DE LA EXPULSIÓN DEL GAK DEL CAES POR LOS ALTERGLOBALIZADORES (GAK del CAES, 28/7/05)


SE NOS HA EXPULSADO DE LA COORDINADORA DE GRUPOS DE CONSUMO AGROECOLÓGICO DE MADRID POR CUESTIONES COMO:

1)Defender una relación con los productores agroecológicos basada en el diálogo sobre los problemas y el respeto a los acuerdos y compromisos que contraemos con ellos, desde la equivalencia y la reciprocidad.

2)Mantener la autonomía política de la Coordinadora. Quienes pretenden convertirla en una correa de transmisión de las burocracias ecologistas de Madrid, comprometidas con la izquierda institucional, han dado un golpe de mano, impidiendo el debate transparente sobre el cambio de rumbo que están forzando en la Coordinadora.

3)Impulsar la transparencia sobre lo tratado en las reuniones de la Coordinadora, activando la participación de los miembros de los grupos de consumo. Nuestra expulsión jamás se habría producido si los integrantes de los grupos hubieran tenido información de nuestras opiniones y propuestas en los conflictos producidos desde mayo del 2004. El secuestro de nuestra voz ha sido la condición para hacernos aparecer como un colectivo sectario y conflictivo.

Los representantes de algunos grupos han vertido todo tipo de calumnias sobre nosotros, han evitado que se conocieran y discutieran nuestros textos y han boicoteado, con argucias técnicas desde la administración de la lista de correo electrónico, nuestra comunicación con el resto. Cuando, cansados de los ataques preparados de antemano contra nosotros, decidimos hacer públicas tanto nuestras propuestas como algunos de los textos descalificadores que estábamos recibiendo y su relación con las polémicas sobre transgénicos y relaciones con la administración, nos han echado. La acusación ha sido, haberles hecho lo que durante meses nos han hecho ellos a nosotros y la estratagema para maquillar la expulsión, disolver la actual coordinadora para crear otra sin el GAK del CAES.

El cierre que se ha producido contra nosotros se explica por los siguientes factores: 1) el clima de manipulación e intimidación en las reuniones de la Coordinadora contra quien se enfrente a la mayoría de representantes vinculados con la oficina de Madrid de Ecologistas en Acción; 2) la protección de intereses particulares y de actitudes impresentables como base de una unidad sin principios contra el GAK del CAES; 3) la inviabilidad de los grupos pequeños para mover los productos con un coste de transporte asumible, como amenaza frente a quien nos apoyara ante el riesgo de ser también excluidos; 4) la pusilanimidad y el descompromiso de algunas personas que saben bien lo que se cuece, pero que no están por el enfrentamiento.

Excluir de la Coordinadora de Madrid a un colectivo pionero de la agroecología y el consumo responsable es un hecho muy grave, que nos ha producido una gran consternación, no sólo por el hecho de ser l@s afectad@s. Hemos elaborado colectivamente el duelo por este golpe. Hasta el momento sólo podemos entenderlo desde factores como: 1) la escasa información y participación de los integrantes de los grupos en la actividad de sus representantes; 2) un síntoma del control que se está produciendo en los movimientos sociales de Madrid para neutralizar, por las buenas o por las malas, a las iniciativas que apuesten por un movimiento social de consumo responsable, plural, antiglobalización e independiente de las instituciones.

Desde el compromiso con la construcción de un movimiento popular que se enfrente a todos los daños que la globalización produce, invitamos a reflexionar sobre algunas cuestiones: ¿Cuál es el significado, para el desarrollo de la agricultura ecológica y el consumo responsable, de la exclusión de colectivos que, como el GAK del CAES, cuentan con una prolongada trayectoria de realizaciones prácticas y teóricas desde una posición anticapitalista? ¿Qué repercusiones puede tener este hecho, precisamente cuando el Gobierno abre interlocución con el sector de producción y alimentación ecológica y cuando la participación de los grupos de consumo ecológico en las estructuras de coordinación estatal tiene muchas dificultades y acaban participando sólo los más grandes? ¿Qué legitimidad tienen los discursos democráticos y participativos, cuando realmente sostienen prácticas de linchamiento y exclusión de la discrepancia, construyendo una unidad basada en la subordinación a los grandes sindicatos y al PSOE, defensores de todas y cada una de las propuestas del capitalismo global?


5.- LA “DIRECCIÓN POLÍTICA” DE LA EXPULSIÓN DEL GAK DEL CAES (GAK del CAES, 29/7/05)

LOS MELONES SE COLOCAN ELLOS SOLOS EN EL CAMINO (R.F.D. – noviembre/04)

Este texto ha servido para unificar a muchos de los partícipes de “la unidad de la izquierda” contra los colectivos que, como el GAK del CAES nos resistimos a convertirnos en un instrumento de la socialdemocracia. Sus promotores están fuertemente afincados en la oficina de Madrid de Ecologistas en Acción, verdadera cabeza de puente de la ejecutiva confederal de CCOO en los movimientos sociales. La tesis central de este texto, tan miserable como letal, contiene un sencillo mensaje: “ante el carácter sectario y paranoico del CAES y de sus personas más representativas, vale todo. No hay nada que analizar ni que discutir”.

Este mensaje ha inspirado la mayoría de los ataques verbales y escritos que hemos sufrido en los meses anteriores a nuestra expulsión. Envuelto en una retórica de buenas y cariñosas intenciones, está elaborado a la medida de la “inocencia” de muchos colectivos de base y de las necesidades actuales de quienes, habiendo formado parte de la insurgencia juvenil durante los 90, sobre todo en Madrid, habitan ya las zonas cálidas de los flujos de financiación y puestos de trabajo vía ONGs, fundaciones, federaciones de asociaciones de vecinos, tinglados para conseguir subvenciones, etc. Cortejados por los agentes de la socialdemocracia en los movimientos sociales -que todavía no han dado la cara sino a través de personalidades interpuestas como la del autor del texto adjunto-, descargan desde un lenguaje “comeflores”, golpes despiadados sobre quienes seguimos en el afán que ellos han traicionado: crecer desde abajo, desde las luchas sociales y desde la autonomía respecto a la izquierda capitalista.

Los melones se colocan ellos solos en el camino (pdf)
 

Buscar

Últimos vídeos

Convocatorias

No current events.

Estadísticas

Miembros : 3
Contenido : 1318
Enlaces : 7
Ver contenido por hits : 568436


Lo último

Lo más visto

Galería de imágenes