Manifiesto de la PAH contra la trama de hipotecas basura

Imprimir

La PAH espera que todo el peso de la ley caiga sobre los responsables de la trama de hipotecas basura a inmigrantes.

Acompañamiento a las familias denunciantes. Miércoles 18 de enero a las 12:30 h.

Juzgados de Plaza Castilla.

Madrid, 16 de enero de 2012. El próximo miércoles 18 de enero será un día intenso para la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Madrid. Uno más, muy a su pesar. Tras participar con la Asamblea Popular de Usera en un nuevo intento de paralización de desahucio que comenzará a las 7h30 en el número 10 de la calle Centeno, se desplazará hasta los juzgados de Plaza de Castilla para acompañar a varias familias ecuatorianas víctimas de “fraude hipotecario”. Las y los afectados, que lograron sus hipotecas a través del chiringuito Central Hipotecaria del Inmigrante (CHI) o de otros similares, se darán cita a las 12h30 en las puertas del tribunal, donde deberá declarar una de las cabezas visibles del caso, Enrique Caño. Como ha sucedido desde el 30 de noviembre de 2010, fecha en la que interpusieron la primera denuncia, estarán acompañados por integrantes de la Coordinadora Nacional de Ecuatorianos en España (CONADEE). Y, como en las acciones anteriores, volverán a reclamar la paralización inmediata de los procedimientos de ejecución hipotecaria que pesa sobre alguno de ellos, al menos hasta que se resuelvan sus demandas penales.

Cientos de personas, inmigrantes en su mayoría, con el conocimiento de las entidades bancarias prestamistas, han sido víctimas en estos años de contratos hipotecarios con cláusulas abusivas y condiciones abiertamente irregulares. Son las llamadas “hipotecas basura”. Detrás se encuentran entidades como la CHI, cuyo gerente, Enrique Caño, fue detenido el pasado 24 de noviembre por orden del juez Agustín Morales, del Juzgado de Instrucción 42 de Madrid, que le imputa un presunto delito de estafa. Tal y como han declarado las diez familias que hasta el momento han presentado denuncias, el acusado, a través de la CHI o de otras cuatro oficinas con nombres similares, conseguía créditos de más de 200.000 euros para personas de escasa solvencia económica, mediante una trama de avales cruzados, de manera que los hipotecados se avalaban unos a otros sin que muchas veces se conociesen entre sí.

Para conseguir una vivienda, Caño exigía al comprador que, de entrada, firmara como copropietario de otra vivienda, amén de una señal que rondaba los 10.000 euros y que, en caso de que la familia se echara para atrás, nunca devolvía. Cerraba sus operaciones con entidades como Caja España, Caja Madrid, Caja de Ahorros del Mediterráneo o Caixa de Catalunya, y lo hacía con pocos días de diferencia con objeto de eludir los controles de riesgo del Banco de España. Aunque se ha denunciado a sucursales de todos estos bancos, “en la trama hay indicios que indican una participación especial de responsables de la sucursal de Caja España que actuaba en nombre y representación de la entidad financiera en numerosos contratos de préstamo”, sostiene Aída Quinatoa, presidenta de CONADEE y portavoz de la PAH. “Hemos detectado la existencia de delitos de estafa vinculados a las hipotecas basura, con una evidente responsabilidad de las entidades financieras en perjuicio de las personas deudoras. Consideramos que no es asumible la situación de impunidad que vivimos ante la estafa generalizada de las hipotecas basura”, remacha Quinatoa.

La CONADEE y la PAH, que en esta batalla siempre han contado con el apoyo de organizaciones como la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid, la Unión Solidaria en Defensa de los Derechos Humanos e Izquierda Unida, entre otras, reclaman “la apertura de investigaciones y el destino de los medios humanos y materiales necesarios para el esclarecimiento de los hechos bajo los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición porque consideramos la estafa de las hipotecas basura una vulneración sistemática de los derechos humanos”.

Fuente:

Plataforma de Afectados por la Hipoteca.