Campaña por la absolución de 8 compañeros que serán juzgados por tratar de parar un desahucio

Imprimir

El pasado 28 de marzo, Bankia dejó en la calle a Teresa – vecina de Tetuán gravemente enferma – gracias a una violenta actuación policial. Las personas solidarias que se concentraban en la puerta de la vivienda fueron arrastradas, agredidas e identificadas. Ocho de ellas se enfrentan a un juicio de faltas por intentar detener el desahucio.

Con este blog queremos denunciar la represión ejercida por el Estado contra quienes luchan por defender los derechos humanos más básicos.


Stop represión

Absolución para los 11

Al banquillo, la banca

 

El caso de Teresa (ver vídeos)

El de Teresa fue un desahucio especialmente sangrante (todos los son). Enferma, a punto de marchar a su país, Bankia, la comisión judicial y la policía no pestañearon a la hora de echarla a la calle pese a las indicaciones de los médicos de que debía hacerse unas últimas pruebas médicas. Solo algunos vecinos solidarios -que consiguieron parar los dos primeros intentos de desahucio- se opusieron a ellos, simplemente permaneciendo, en actitud de resistencia pasiva. Ahora van a juzgar a algunos de estos vecinos, que ese día solo se llevaron palos y la frustración de ver a Teresa en la calle.

Solidaridad con 8 compas de stopdesahucios que van a ser juzgados el 29N (ver vídeos)

El miércoles 28 de Marzo de 2012, Teresa Cabrero era desahuciada de su vivienda en el barrio de Tetuán. Fue a la tercera. Anteriormente, con el apoyo de gente solidaria, se habían parado dos intentos.

La historia de este desahucio es terrorífica. Teresa estaba aquejada de una gravísima enfermedad, habían perdido medio pulmón. Las idas y venidas al hospital eran constantes. Tenía una invalidez permanente. Se pensaba marchar a su país, Ecuador, en cuanto acabase unas últimas pruebas pues estaba pendiente de unos análisis para conocer si tenía, además, cáncer. En la siguiente semana, con los resultados, sean cuales fuesen, tenía su vuelo definitivo al Ecuador. El médico le había pedido que se quedase hasta conocer los resultados.

Pero Bankia tenía prisa. No podía esperar 6 días más. La casa tenía que estar vacía el 28 de marzo. El procurador del banco no tuvo humanidad. Pidió a la comisión judicial que requiriese el refuerzo de los antidisturbios. Una veintena de personas solidarias eran una molestia. La comisión judicial tampoco tuvo humanidad. Llamó a los antidisturbios. Los antidisturbios tampoco tuvieron humanidad. Presionando puntos muy concretos del cuerpo de las solidarias les causaron enorme dolor. Además 11 de ellos fueron identificados y denunciados por resistencia a la autoridad. Esta gente solidaria fue, en toda esta historia, la única que tuvo humanidad con una vecina que estaba con su salud tan quebrada.

De estos 11 denunciad@s, ahora 8 se enfrentan a un juicio el próximo 29 de noviembre. Mientras, por todos lados, políticos, banqueros, jueces, secretarios judiciales,…se muestran consternados con los desahucios, 8 solidari@s de verdad, de los que no hacen declaraciones públicas, ni se dan golpes de pecho, ni ponen cara de pesadumbre, se las verán con un juez por defender el derecho a una vivienda digna de una mujer enferma.

No podemos consentir la criminalización de la resistencia pacífica. Mientras ellos quieren una sociedad atemorizada y silenciosa, nosotras pedimos la absolución de tod@s ell@s. Parar la maquinaria infernal de los desahucios es un deber cívico, no un delito.

Por ello os convocamos para que el 29 de noviembre a las 11 de la mañana acudáis a arropar a las 8 compañeras en los juzgados de plaza de Castilla.

¡Si tocan a una tocan a todas!
¡Si se puede!

Fuente original: Los 8 de Tetuán