El abogado general de la UE afirma que la normativa española sobre desahucios no protege a los ciudadanos frente a las ejecuciones hipotecarias

Imprimir